martes, 17 de junio de 2008

Sobre autocompasión y la carrera del tiempo

¿Cómo puede ser? ¿Cómo puede ser que no teniendo ninguna, ninguna responsabilidad seria, me cueste tanto organizar mis pequeñas tareas, mis insignificantes, ordinarias y cochambrosas actividades en un día suficientemente largo? ¿Cómo puede ser que no pueda nunca finalizar tareas tan sencillas como: hacer una cama; ESCRIBIR UN MENSAJE DE TEXTO, lavar los platos, barrer superficialmente, imprimir un trabajo, sacar tres miserables prendas de la soga.
Érase una vez una persona normal. Despertábase por las mañanas (por las mañanas... as mañanas... añanas, nas... as, s), destendía la ropa, ordenaba su cuarto y completaba sus deberes académicos antes de la hora del almuerzo, luego del cual escribía hermosísimos textos en su blog.
Pero claro, no. Yo me levanto a las (un estornudo sofoca el número) y mientras hago la cama me acuerdo: Uh, tenía que llamar a Pau. Allí corro hacia el teléfono pisando las frazadas. Cuelgo, siento hambre, y empiezo a hacer la comida. La dejo, y vuelvo a la pieza
pero no para continuar con la tarea de tender la cama sino para revisar mi mail. Por supuesto que me detengo leyendo el Msn Hoy, bajándome subtítulos de películas que... ( y atento porque éste es un recurso literario que en inglés se llama foreshadowing)... ya no veré. El escritorio está rebosante de vajilla: dos tazas de meriendas pasadas, dos vasos, y, misteriosamente, un cuchillo de asador que, ah, creo que utilicé para sacar monedas del chancho por no ir a buscar cambio. Pero bueno, continúo: como soy muy aplicado comienzo a imprimir un trabajo y en ese momento me acuerdo que tengo una pizza en el horno. Tan dura ella, tan seca, que la agarro con una mano y me la traigo colgando como si fuera un disco de vinilo. La poso sobre el escritorio y observo: Cama deshecha, el celular chillando con un mensaje que me da paja leer, la impresora despidiendo hojas impresas por toda la habitación y la pizza emitiendo un sonido chirriante.
Termino de masticar, y, muchas interrupciones de por medio para escuchar algún temón en el living o mirar las noticias, ordeno el desastre que te describo más arriba.
Y nada.
Y eso.
Y son las 19.49, pero yo no quiero que vos me digas lo que pensás de mí. No lo quiero.
Llega un momento en la vida de uno en que te chupa un huevo Bucay, te chupa un huevo tu vieja, te chupa un huevo. Entendés que... sos así, y que ya fue. ¿Funcionás a latigazos en el ojete, entregando las cosas hechas una mierda a último momento, sin haber dormido la noche anterior, cuando el fin de semana te la pasaste postrado mirando películas? ¿Aprobás las materias así? ¿Tus amigos te quieren igual? Y bueno. Listo. Qué va a hacer, seguí siendo las bosta que criaste, pero no te mientas, oh no (esto me lo leés con voz de yanqui traducido, ¿mh?).

De todas maneras, y si bien es cierto que soy pésimo administrador de mi tiempo, hay algo más macabro detrás de esto. Alguien nos está metiendo mano en el reloj. ¿Cómo puede ser que ya sea martes, si recién acabo de darle a mi papá el regalo que mi hermana le compró el domingo? ¿Cómo puede ser que sea Junio? ¿¡Cómo!, si aún estoy lleno de la comida navideña, la fruta abrillantada del pan dulce incrustada entre muela y muela?
Si yo te digo a vos, que debés ser un/a viejo/a choto/a igual que yo: ¿A qué jugarán ahora los niños que nacieron en los 90? La garoooooompa, los niños que nacieron en el 95, por ejemplo, ahora tienen trece años,... TRECE AÑOS... Yo vivo al lado de una escuela, y cada vez que salgo o entro cuando están reunidos en mi puerta los escucho y no les entiendo un choto. Yo, que tengo diecinueve años, me siento un viejo hediondo escuchándolos porque no los comprendo. "ay bldo, qué te hacés el canio, sos re pene", ¿perdón? Y encima los guachos, si me tienen que preguntar la hora, clavan un "Señor". ¡Ja! ¿DISCULPAME? (esto cual loca lo leés).
¿Dónde quedó el ir a alquilar un cassette del family, el "dele, un día más, se lo canjeo"?... el mirar mil veces las mismas películas de Disney, los Animaniacs, los Nick Toons, que duraban quince minutos y siempre veías otro, total... Y Nickelodeon miramos hasta los 14... no me digas...! Que Sabrina, que Le temes a la oscuridad.
Ahora nooo, ahora los señores nooo, a los 14 van a bailar. Lo que sí, ahora ir a bailar es más accesible. Si sos señorita, por ejemplo, y no tenés plata, todo bien, con un pete estamos.
No es así.
(Mirtha)
Yo así, no. A las corridas, no.

En un mundo de preadolescentes peteros e hipercomunicados: no.
Elvirita, traeme un vaso de agua. ¿Podemos ir a un corte, señor director, mh? ¿Cómo? No, no, no me importa, no, a un corte, a un corte, un besito.

9 comentarios:

Nano dijo...

Era hora hora que te pusieras un blog y te dejaras de hacer el interesante diciendo qeu sabés inglés. ¿Mh?
Y sobre tu tiempo perdido...... yo soy testigo de las horas en balde que malgastas cada fin de semana... tipo.... hacete cargo.
re canio tu blog bldo.
aunq....
besos

abion dijo...

Yo así, no. A las corridas, no.

jajjajajajajaja dios juan eso sos, dios. acabo de entender porque me dijiste que me iba a sentir identificada, identificadisima con tu texcto, ya demas de eso me siento una mediocre, una paria pudtrida, no solo por la descripcion exacta que haces de mi sino porque el vocabulario que uso ahora mismo mientras estoy comentandote, arrojando mi opinion cual roca en protesta, me siento la mas analfabeta comparandome con tu ingenio. sos mas amor..
por cierto, esas fotos que me pusiste ahi al costadete bieeen podrian ir al ladito de las de luly salazar de ese dia que tomamos whysky con sevenap (POR QUE!?!) y bailamos radiohead en mi viejo living burgues. que años aquellos ma! con las empanadas carniferas de la bety.
respecto a la infancia.. horas y horas viendo las novelas de thalia (bien te sabes todos los temas de soraya vos guachita), chiquititas, jugando a las barbys hasta los 13 años...eso haciamos los niños de los 90! nos poniamos en frente de la radio con un casette listo para apretar RECORD cuando pasaban el tema de britney que nos gustaba, no como ahora que en el tiempo que en el tiempo que dura una cogida de un niño de 12 años ya te bajaste toda la discografia de high school musical, horror!


bueno me excedi
otro dia mas que dije voy a estudiar despues de lost... voy a estudiar despues de the L world.. no dieron The L world, ya fue veo Capusotto. Son las 12 deben dar cold case ahora... uh son la una dan la repeticion de The L world.. menos mal.

Thiago dijo...

Ay no, me cagué de risa, ok, quiero que vos y yo hablemos por msn ya, así que pasame tu dirección a thiagosblancos@gmail.com así podemos hablar de música, películas, libros y boludeces.

Boludo... ¡Los nicktoon! ¡Le temes a a la oscuridad! Y ahora me acuerdo del otro personaje que hacía Melissa Joan Hart que en esa traducción a cool le ponían siempre fresco y me generaba ira... ¿¡fresco!? I mean...!

Por lo menos los chicos que viven al lado de tu casa no dicen "arreee" y cosas por el estilo. Agh, extraño mi infancia y enterate que no sos el único con desfasaje, me acabo de levantar y anoche me quedé viendo una película alemana hasta las 3. Y.Y

Irlandés En Baires! dijo...

jajajaja.

primero el post de Sarah Silverman y ahora esto. sos un capo!. me has hecho reír con ganas.

que plato!. jajaja. (uso vocabulario que hace juego con el tema. aunque creo que es mucho mas viejo que yo esa frase. ja!)


da gusto pasarse por acá y leer estas cosas. ponen una sonrisa en mi cara.


que todo te siga de vicio!

shenti dijo...

Buenisimo.
Lo de administrar el tiempo, estate seguro que no sos el unico. Yo pateo todo para mas adelante y asi se me van acumulando las cosas. A las cosas que deberian ser primordiales las paso a segundo lugar constantemente.
Con respecto a la nueva generacion de niños no tan niños, te digo que yo estoy peor que vos, tengo menor diferencia de años, pero igualmente no entiendo nada de lo que hablan, ni comprendo sus intereses y gustos.
Deben haber salido de algun tipo de agujero en la tierra, en algun momento que no me di cuenta.
En los de mi edad tambien ocurre algo similar, en un abrir y cerrar de ojos aparecieron nuevos grupos o estilos que tienen sus propias clasificaciones, y no los comprendo ni me interesa hacerlo. Por momentos siento que estoy desfasado con la gente de mi edad.

saludos

Manu dijo...

El desfasaje también es lo mío, el fin de semana es un boludeo declarado, y el lunes la histeria está asegurada, en mi cuarto no entrás del despelote ni a palos.
El año pasado terminé el colegio, el martes cumplí 18 y la edad me empieza a pesar, pero todo bien BLDO, ARRE jaja igual sigo siendo CANIO (?), y creo que el día que una pendeja de 13 me diga, señor, que hora es? la cago a piñas jaja, sin remordimiento alguno.

Buenisimo tu blog, en serio, desde hoy te leo sin falta.

Manu dijo...

no pará, terrible lo mío, es DESFASE listo, ahi lo corregí, i know, soy un enfermo, pero tenia que aclararlo.

gustaph dijo...

"Había plata para gastar en esas bandas galácticas..."
(ahora con voz de guía turísitca) Bienvenido al principio del fin de tu juventud: A la vuelta de la esquina se encuentran los sábados a la noche en casita, durmiendo tempranito; por aquí podremos observar los amigos con hijos y tu obligación de decir que son lindos (los hijos, no?); a la derecha el olvido de la pelotudez de tu adolescencia (perfectamente comparable con la de los teenies de hoy); más adelante la total dependencia del Gaydar (porque ya tenés 30 años y caducaste juventidinalmente)... finalmente, la soledad y extravagancia se terminan por apoderar de Ud. y comienza a responder al calificativo "viejo puto/raro/comilón"... Gracias haber vivido y que disfrute su estadía.

Nene Tonto dijo...

El tiempo es un enemigo espantoso y horrible.
Lindísima la traducción de Fiona de ahí abajo, lindísimos los conocimientos Morrisseianos y que sepa de Jude, Kate Winslet, Winterbottom y todas esas cosas que sirven para aprovechar el tiempo.
Saludos.
P.